Historia

Somos una organización ambientalista de la zona oeste de Buenos Aires (Palomar, Haedo y aledaños), nacida a fines del 2013, cuando debido a la iniciativa de observar aves y plantas, nos sentimos atraídos por la biodiversidad de los terrenos linderos a la base aérea del Palomar; y recordando como tantos otros vecinos quienes por uso y costumbres el haber ingresado de intrépidos en nuestras niñeces a “la chipo”, nos interiorizamos en los terrenos en cuestión: encontramos un relevamiento biológico realizado en 2009 por el Dr. Horacio sirolli y Fabio Kaleznick, dos reconocidos científicos, quienes recomendaban su protección debido a los servicios ecosistémicos que proveen a la comunidad cercana (PREVENCIÓN DE INUNDACIONES, REGULACIÓN DE TEMPERATURAS, PURIFICACIÓN DEL AIRE, FIJACIÓN DE CARBONO) y a su importancia ambiental local: Es sitio de nidificación y de paso de muchísimas aves migratorias y residentes(lista completa en Ecoregistros ), en éste se conserva un extenso pastizal pampeano dominado por cortaderas (Cortaderia selloana) y serruchetas (Eringyum sp.) (ambiente único de nuestras llanuras) y las márgenes de los arroyos Corvalán y Morón presentan un bosque de ribera donde especies nativas y exóticas conforman un neoecosistema, En estos bosques podemos encontrar especies tales como Talas (Celtis ehremberghiana), ombúes (Phytolacca dioica), Anacahuitas (Blepharocalix salicifolius), Fumo bravo (Solanum granulosum-leprosum), Espinillos (Vachellia caven) y muchos arbustos y herbáceas más.
“La isla” es refugio y alimento de miles de animales, muchos de los cuales han quedado sitiados en este relicto de naturaleza debido a estar rodeados de ciudad (de ahí la definición de isla verde), como por ejemplo: Peludo (Chaetophractus villosus), Comadreja colorada (Lutreolina crassicaudata), Comadreja overa (Didelphis albiventris), Lagarto overo (Salvator merinae), Cuis grande (Cavia aperea) y muchos más, los cuales necesitan tanto como nosotros los vecinos de la preservación de este lugar para poder seguir desarrollándose en equilibrio como lo vienen haciendo hace incontables generaciones.
Queremos la protección efectiva de estos terrenos, que la comunidad pueda ingresar a disfrutar y aprender del ambiente en el que vivimos, que se preserven para la posteridad las muestras típicas del paisaje originario de la zona (el cual está desapareciendo).
Soñamos con una reserva ecológica comunitaria, donde se desarrolle un polo cultural, ambiental, educativo y sustentable, conformando un activo real, transversal a cualquier tipo de ideología política (ya que lo que buscamos es la protección del bien común), queremos ser muestra de que realmente se puede trabajar en pos del ambiente en congruencia con el desarrollo de la población.
Como consecuencia, presentamos un proyecto de declaración de reserva en 2014 en el consejo deliberante de Morón, el cual fue enviado nuevamente a todos los concejales en el 2017 (aún no obtuvimos respuesta) y estamos en camino de hacerlo llegar a todos los oídos necesarios.
La problemática actual radica en la expansión desmedida del nuevo aeropuerto comercial del palomar (cuyos estudios de impacto ambiental presentan grandes y graves falacias, como la “compensación” por la destrucción de la totalidad de espacio verde aún existente en el predio por medio de la conservación de una porción de campo de mayo) en sus próximas etapas (recordemos que está en la etapa 1 y son 4) ; en la existencia de un proyecto de creación de la autopista arroyo morón, cuyo trazado estaría exactamente arriba de la isla y su principal fuente de vida: el arroyo corvalán; y el proyecto de reactivación del tren de cargas de “la via muerta” creando el área de logística ferroviaria (puerto seco) también en el predio natural que pretendemos conservar.
Seguimos y seguiremos peticionando ante las autoridades por la declaración de reserva de los terrenos naturales conocidos como la isla verde del palomar, y principalmente pidiendo el apoyo y acompañamiento por el derecho a un ambiente sano, de la comunidad cercana,la cual se verá directamente afectada en caso de la destrucción del espacio o de la declaración de reserva, para mal o bien respectivamente.
Compartí, difundí, sumate a este colectivo ambiental!

Proyecto Isla Verde

El Proyecto Isla Verde (El Palomar) Busca crear conciencia en los vecinos de Morón y en todos los interesados en general para preservar el ecosistema y la biodiversidad de flora y fauna de parte de los campos linderos a la Fuerza Aerea Argentina.
Los terrenos que pretendemos sean reserva son casi el 50% de la superficie verde del partido. Ya es un hecho el destino de la porción lindera a barrio Gaona como viviendas del Procrear, los sectores de humedales de la parte norte (aledaños a ruta 4) vienen siendo rellenados hace años, ¿y ahora pretenden construir un aeropuerto en las has. restantes? ¿Qué pasará con los miles de animales que allí viven? ¿Destruirán uno los últimos relictos de Talares de la provincia? (…)”Se denomina generalmente “talar” a una de las pocas formaciones boscosas nativas de la provincia de Buenos Aires en las que el tala, asociado a importante cantidad de especies arbóreas y herbáceas, alberga una interesante fauna. Estos bosques y sus ambientes contiguos conforman la zona de mayor biodiversidad de la provincia. En el sudeste, los talares crecen sobre cordones de conchilla dejados por el mismo estuario hace miles de años. Debido a diferentes factores, entre los cuales la presión antrópica es probablemente el más importante, hoy se encuentran en retroceso. Quedan sin embargo relictos en buen estado de conservación, pero en forma fragmentada, conformando “islas”. Pocos de éstos presentan algún grado de protección, ya sea bajo jurisdicción nacional, provincial, municipal o privada. Asociaciones conservacionistas y organismos gubernamentales se ocupan del estudio de los talares, pero la información resultante no es suficientemente conocida por el público en general, como tampoco en el ambiente científico, dado que se produce en forma no coordinada. Consideramos importante tener en cuenta el factor social, ya que estos bosques se encuentran en el área más densamente poblada del país. Muchas gestiones al considerar el factor humano solamente como disturbio acentúan el desencuentro entre las organizaciones y la población. Esto contribuye a la no participación comunitaria y el desinterés general, y afecta la consolidación de las reservas. Hemos detectado un importante desconocimiento en la mayoría de la población sobre la existencia de estos bosques, y la importancia de los mismos. Es frecuente escuchar que el talar sólo sirve como leña, haciendo alusión sólo a la especie Celtis eremberghiana, desconociéndose la riqueza natural de los mismos y los elementos culturales asociados. El proyecto se propone aportar diferentes estrategias y acciones que contribuyan a mejorar esta situación y con ello a la conservación de nuestro patrimonio natural y cultural.” (…) – texto extraído de la publicación “resumen de las jornadas por la conservación de los talares bonaerenses”, de la fundación Felix de Azara. Está en nuestro compromiso que esto no suceda y podamos disfrutar de la Naturaleza en nuestro barrio, estamos avalados por leyes nacionales (LEY 25.675 – ley general del ambiente; LEY Nº 22.421 – conservación de la fauna), provinciales (LEY 10907 – Reservas naturales; LEY 11723 – Recursos naturales ) y ordenanzas municipales. Es nuestro deber trabajar en conjunto para la conservación de esta biodiversidad, y nuestro derecho el organizarnos para realizar actividades con este fín.


VER MÁS

Nos Acompañan